lunes, 23 de enero de 2012

SATM, el juego de cartas de El Señor de los Anillos

Este post no es sobre el juego LCG de El Señor de los Anillos de EDGE (al que no le echo el guante no sé por qué), ni el que sacó Decipher a principios de siglo. Este post es sobre el primer juego de cartas coleccionables de El Señor de los Anillos, ese que nos trajo JOC cuando éramos jóvenes, estudiabamos para labrarnos un porvenir (que aún está así, por venir) y algunos ni se afeitaban (y ahora tampoco).
Corría el año 1995 - 1996 cuando en pleno auge de los juegos de cartas coleccionables, liderados por el incombustible Magic: The Gathering, aparecía en el mercado El Señor de los Anillos, el juego de cartas coleccionables de La Tierra Media.
Cada jugador representaba a uno de los Istari enviados a la Tierra Media para unir a los Pueblos Libres en su lucha contra la Sombra. Con un planteamiento sencillo, los jugadores debía llevar su compañía de personajes recorriendo la Tierra Media, reuniendo objetos de poder, facciones aliadas o venciendo a las adversidades que aparecían durante el viaje o en el lugar al que llegaban.
Las cartas
Había cinco tipo de cartas en el juego:
Personajes, con fondo azul y con la imagen del personaje que representa la carta y sus atributos (mente, influencia, habilidades, raza, texto de la carta, modificador de corrupción, lugar natal, poder y resistencia, una cita de uno de los libros o directamente inventada y, por último, el ilustrador de la carta.
Peter Jackson debería haber visto esta carta

Adversidad o Criatura, cartas con fondo negro cuya estructura era similar a la carta del personaje salvo que esta contenía los puntos de victoria que otorgaba superarla o derrotarla, los lugares y regiones donde podía aparecer dicha criatura y su clasificación (criatura o adversidad). Las adversidades podían ser permanentes, duraderas o breves.

Recursos, cuyo fondo era una suerte de dorado o, en términos de Games Workshop, bronce enano. Otorgaban puntos de victoria, podían aumentar la influencia, el poder y la resistencia de los personajes y, en caso de que fueran objetos, otorgar puntos de corrupción. Esto puede parecer una incongruencia, pero el Anillo Único era el objeto más poderoso de la Tierra Media y mirad como terminaba todo el que se lo ponía. En el juego otorgaba 6 puntos de corrupción. Los recursos podían ser objetos, facciones, aliados o incluso acontecimientos como, por ejemplo, matar a un dragón en su guarida y convertir a Thorin II “Escudo de Roble” en “Rey bajo la Montaña”.


Las cartas de lugares incluían el tipo de lugar que era (ruina, bastión libre, bastión fronterizo, bastión de la sombra, bastión de la oscuridad o refugio), el refugio más cercano el itinerario (regiones) que había que cruzar hasta llegar al refugio, un texto con información de los objetos que se podía jugar en el lugar así como los ataques automáticos (criaturas que te encuentras en el lugar siempre que vas) y las cartas que roba cada jugador (el que mueve la compañía y el que le lanza las adversidades).

El último tipo de carta son las regiones, un pedazo del mapa de la Tierra Media con el nombre de la región y el tipo de región que es (libre, fronteriza, salvaje, de la sombra o de la oscuridad y costa)
Bastión fronterizo y las regiones colindantes


El juego
Sin entrar en explicar toda la dinámica del juego, el objetivo básico era reunir más puntos de victoria que el/los rival/es. Cada jugador tenía 20 puntos de influencia que los invertía en los personajes que formaban su compañía. Cada uno de estos personajes valía ciertos puntos (el valor de la cabeza blanca), y a su vez podía llevar tantos personajes bajo su influencia (el valor de la mano) siempre que no la sobrepasara.
La compañía, compuesta por guerreros, sabios, montaraces y exploradores, recorría la Tierra Media reuniendo puntos de victoria en forma de objetos, facciones, aliados o acontecimientos. En su viaje podían encontrarse con adversidades o criaturas, pero estas nunca sobrepasarían el número de componentes de una compañía, y los hobbits contaban como medio personajes. Así, Aragorn, Legolas y Gimli se encontrarían con 3 adversidades durante su viaje, mientras que Merry y Pippin sólo con una.
Cuando un jugador reunía los puntos necesarios, que eran 20 por defecto o los acordados por los jugadores, podía convocar un Concilio Libre donde se contarían los puntos de cada Istari y se vería quien era el ganador, que normalmente era el que había convocado el Concilio Libre salvo penalty de última hora. Otras formas de ganar la partida eran matando al Mago rival, pues cada uno de los cinco Istari (Radagast, Pallando, Alatar, Gandalf y Saruman) tenían su representación en carta, lo que ayudaba mucho a la hora de liberar influencia en la compañía; haciendo que el Mago rival cayese presa de la corrupción; o lanzando el Anillo Único al Monte del Destino. Podías llevar un mazo sólo de hobbits basado en el siguilo y en el robo (los hobbits podían robar en algunos lugares); hacerte con unos valerosos personajes que reclutaran behórnidas, rohirrim o sureños mientras combatías a los Nazghûl; o podías reunir al pueblo de Durin, recuperar la Piedra del Arca, vencer a Smaug y nombrar Rey bajo la Montaña a Dain "Pie de Hierro". Las combinaciones eran infinitas y todas, sin excepción alguna, olían a la obra de Tolkien.

Calidad
Sobra decir que siendo JOC e ICE los editores del juego las ilustraciones eran soberbias. Exceptuando alguna carta, en el resto encontrábamos los lápices de Angus Mcbride, John Howe, Quinton Hoover, Rob Alexander, Liz Danfoth o Angelo Montanini. La presentación de las mismas estaba muy cuidada, con sobres negros y el ojo de Sauron en llamas para los sobres de la edición básica, conocida como Los Magos.
El juego, además, tuvo varias ampliaciones donde incluso podías llevar a las fuerzas de la Sombra contra los Pueblos Libres, una nueva vuelta de tuerca que le daba otro aire al juego. En total, el juego tuvo 5 ampliaciones más en castellano: Los Dragones, Servidores de la Oscuridad, El Ojo sin Párpado, La Mano Blanca y Contra la Sombra. Hubo una sexta ampliación, The Balrog, que no sé si salió en la lengua de Cela.
Los productos que acompañaron al juego no le iban a la zaga. Los más comunes eran los dados de 6 caras con el Ojo sin Párpado y las cartas promocionales y láminas que regalaba la revista Líder. Pero las verdaderas joyas de la corona eran las reproducciones de los anillos de poder que se llevaba el ganador de los torneos nacionales e internacionales que se celebraban. Para el campeonato europeo de 1995, el ganador se llevó una reproducción de Narya, por ejemplo. Para el campeonato mundial el premio fue un Anillo Único.
Yo no conseguí ningún premio, pero tengo mis dados
Resumiendo
El juego de cartas de El Señor de los Anillos fue todo un acontecimiento tanto para mí como para mis amigos y compañeros de mesa. La mecánica supo plasmar el espíritu de la obra del profesor Tolkien en unas cuantas cartulinas y unos dados, y es la misma mecánica que ha empleado Francesco Nepitello en El Anillo Único: Compañía de héroes, viajes por la Tierra Media, adversidades durante el viaje, corrupción...
Es una auténtica pena que juegos como este caigan en el olvido, aunque gracias a lugares como El Concilio de Rivendel se mantiene vivo el juego con torneos virtuales e intercambio de cartas y merchandising entre jugadores. Fue gracias al Concilio de Rivendel que pude conseguir las cartas que me faltaban para completar las ampliaciones de Dragones y Servidores de la Oscuridad.
No te metas en asuntos de Magos, pues son fáciles de enojar

20 comentarios:

  1. Yo me compre un mazo, pero el temor de caer en una espiral consumista (que entonces no podía asumir) y el que ningún amigo mio se animase a comprar nada me hicieron regalar el mazo años depues.
    Recuerdo a Radagast y al Gordo Bolger entre los que me tocaron, ah y al portador de malas noticias ahí ariba representado.
    Una vez más, que recuerdos...

    ResponderEliminar
  2. Juer es verdad, todavía recuerdo que en la Dragón de la época empezaron a sacar cartas de todo. Hasta los de Ediciones Zinco. Eso si, estas no las conocía (yo era de AD&D).

    También recuerdo la cara de alucine de los revisores de Renfe cuando nos veían sentados y jugando en las carpetas de los apuntes, camino de la uni a Cantoblanco. :-D

    ResponderEliminar
  3. @Dexter: Este juego se podía tener tan sólo por el placer de coleccionar. Cualquier fan de La Tierra Media lo haría. Tener "El Balrog" o "El Anillo Único" no tiene precio.
    @Josema: De AD&D tengo una carta, pues tenía la costumbre de coleccionar una carta de otros juegos de cartas. La gente, en su inmensa generosidad, me daba las comunes ¬¬
    Este, como digo, fue un gran (enorme) juego al que, por desgracia, no juego porque Mi Señora Esposa lo ve demasiado complicado. :(

    Gracias a ambos por comentar.

    ResponderEliminar
  4. bueno, al menos tienes esposa con quien jugar....
    otros solo pueden ponerse en cuclillas para acariciar su tesoro

    ResponderEliminar
  5. Esta mañana baje del trastero todas las cajas de cartón que durante tantos años han guardado todas mis pekeñas relikias y que poko a poko iban kedando alli arriba en el olvido. Pero gracias a la inmensa mudanza que tengo que hacer descubri en una de esas cajitas mi mazo de el señor de los anillos, ay q recuerdos dios, y lo mas gracioso es que me he pasado la tarde buscando en internet cosillas de este juego creyendo que aun se vendía! que pena...

    ResponderEliminar
  6. Yo años despues estoy intentando terminar la colección así que ha alguien que pueda tener cartas y esté interesado en cambiar que se ponga en contacto conmigo. Si alguien contesta a este comentario ya buscaremos la manera de contactar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola rovenbaz.
      Te recomiendo que pases por el Concilio de Rivendel (http://www.meccg.es/foro/). Aquí fue donde encontré gente que aun juega y que tenía las cartas que me faltaban para completar mi colección (después de comprar varias cajas de sobres y reducir el número de ellas).

      Gracias por visitar el blog.

      Eliminar
    2. Gracias por contestar. Ya estoy en MECCG y en cambiacartas, aquí sólo intento ampliar el círculo, si eso es posible.
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
    3. Seguramente que amplies el círculo. Por aquí se pasa mucha gente (por esta entrada en concreto). No obstante, si quieres, puedes mandarme una lista de cartas que te falten a ver si las tengo por aquí. Tengo una caja de sobres de Dragones y otra de Servidores de la Oscuridad, que eran de las colecciones que me faltaban. Si alguna te falta, y la tengo, hablamos.

      Eliminar
    4. Bien pues, concretamente de Servidores busco estas:

      DM015 Golodhros
      DM034 Aiglos
      DM041 Mithril
      DM044 Luz de Galadriel
      DM051 La Elección de Lúthien
      DM056 Ojos de Mandos
      DM066 Conocimiento de las Hierbas
      DM069 Conocimiento de los Hobbits
      DM077 Mallorn
      DM083 Cruzar las Puertas de Dol Guldur
      DM102 Araña de Môrlat
      DM104 Umagaur el Pálido
      DM138 Desde el Cielo Negro
      DM145 Revelado a Todos los Vigilantes
      DM149 Sombras de la Oscuridad
      DM156 Para Llevarte Conmigo
      DM166 Señor de los Espectros
      DM174 Los Palacios de las Profundidades
      DM175 Las Galerías Subterráneas

      De los Dragones:

      TD002 Fram hijo de Fram
      TD005 Thráin II
      TD050 Rey bajo la montaña
      TD084 Bairanax
      TD093 Itangast
      TD107 Hombre-Gusano
      TD108 Bestia Maligna Salvaje
      TD127 Eärcaraxë en Casa
      TD145 Recuerdos Robados
      TD146 No Escaparás a mi Magia
      TD152 Valor del Poder

      Y de los Magos en borde azul:

      TW042 Galva
      TW067 Thorin II
      TW070 Vygavril
      TW143 Palantir de Amon Sûl
      TW250 Voz del Mago
      TW252 Adûnaphel
      TW299 Ûvatha el Jinete
      TW329 Perdidos en las Regiones de la Oscuridad
      TW340 Caballo de Morgul
      TW347 Asedio
      TW348 Tormenta de Nieve
      TW404 Minas Morgul
      TW427 Valle de Erech
      TW428 Campamento Variag

      Eliminar
  7. Hola, solo saber si hay algo, me quede esperando.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      He buscado las cartas y no las encuentro. Tengo que hacer una búsqueda más a fondo. Te aviso por G+ si las encuentro.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola Rovenbaz.
      No he encontrado las cartas, lo siento. Seguro que están en algún sitio porque sé que las guardé en espera de compra mazos y sobres de Los Magos para ver si jugaba con mi señora esposa, pero ni idea de dónde están.
      Lo que sí he encontrado es una página donde venden cartas sueltas. Échale un ojo por si te interesa comprarlas allí:
      http://www.mathom-store.com/search/245/Castellano.es.html

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Gracias por las molestias y si en el futuro las encuentras, avisame.

      En cuanto a la web, la conozco. Es un buen referente.

      Saludos

      Eliminar
  8. Rovenbraz, te he agregado al Google +. Tengo algunas cartas de las que pones en la lista (quizás más si busco en profundidad) Agregame y hablamos

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Tuve la fortuna de conocer el juego antes de su caida, incluso alcance a colectar mis cartas favoritas del momento que eran los nueve dragones y sus manifestaciones. Me quede con las ganas de seguir jugando y vi como mis compañeros de juego lentamente abandonaron sus cartas y se deshicieron de ellas o las guardaron para nunca volver a sacarlas. Somos pocos, pero aun quedamos algunos jugadores. Les mando un saludo desde Colombia, donde el juego alzo la imaginación de muchos y por un momento fue cotidiano caminar por la Tierra Media.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alexander.
      La caída de ICE y JOC hizo mucho daño. En mi grupo símplemente dejamos de jugar porque ya no nos veíamos tanto. Yo nunca me deshice de ellas pues son una parte muy importante de mí, de lo que viví hace muchos años con mis amigos y de lo que no quiero desprenderme.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  10. Porque este juego dejo de producirse si era tan bueno?

    ResponderEliminar
  11. iCE internacional perdió los derechos (caducaron) y el coste de renovación debía ser de locos. Así que no pudieron continuar

    ResponderEliminar