jueves, 29 de marzo de 2012

Dados roleros - I

Tal y como amenacé cuando mostré al mundo mi biblioteca rolera, esta entrada va de dados, esas armas de destrucción masiva que te llevan al valhalla con un gran resultado, o te llevan al valhalla con un pifión de esos son recordados durante evos.
La fijación que tenemos los roleros, al menos el 99% de los que conozco (Mi Señora Esposa tiene 2 juegos, ambos morados, y con eso juega todo), es para ser estudiada. No es lógico almacenar dados, guardarlos y atesorarlos como Smaug con el tesoro de Erebor sólo con el fin de tener dados. 375 tengo en mi Erebor particular, y seguro que antes de fin de año caen más (es un hecho, pues gané un juego de dados en una apuesta con Mi Señora Esposa).

Ampliad la imagen y veréis un d4 de Chessex al lado de la pata
Comenzamos con el grande, que lo compré por el mero hecho de tenerlo ya que no hay mesa que resista los impactos del dado. A mi sobrino le encanta, aunque no lo lance con tanta fuerza como debería.


El siguiente, el d30 que me regaló un amigo que no sabía cómo había llegado a su casa el dado. Supongo que el d30 te elige a tí y no tú al d30.

El muy noble y respetado d30

Con el siguiente juego de dados hay una historia muy graciosa, aunque la opinión de Mi Señora Esposa pueda ser distinta. El caso es que no sé que estaba haciendo con los dados y cogí la caja con los 36d6, que tengo para Canción de Hielo y Fuego y Warhammer, de tal forma que me quedé con el cubo transparente en la mano y la tapa, el lado negro, en el suelo mientras los 36d6 botaban por la habitación. Tras buscar dentro de velas, entre los libros, debajo del espositor de las figuras y, en resumen, en todo lugar hábil para un dado, encontramos 35 de los 36. Tras mucho pensar deduje que sólo podía estar detrás de una de las librerías que tenemos. Al día siguiente, cuando vine del trabajo, me dispuse a afeitarme y ducharme (este dato es importante), pero mientras me daba la espuma mi espíritu se movía inquieto por el dado perdido. Como estaba solo en casa, me fuí hasta la habitación y empecé a quitar libros hasta dejarla libre de peso; comencé a quitar las escuadras para desanclarla de la pared; tomé la cámara de fotos y moví la estantería los justo para meter la mano y me puse a tirar fotos como un paparazzi en cierto túnel francés. Tras hacer unas cuantas fotos, esperanzado en ver el dado, empecé a verlas por la cámara y allí, en un rincón, con un dos en la tirada, estaba el dadete. En estas se abre la puerta y llega Mi Señora Esposa viéndome lleno de espuma de afeitar, en ropa interior, rodeado de libros y sonriendo como un loco por haber encontrado el dado. En fin, otra historia para contar a nuestros hijos.

Estos de la izquierda son mi primer juego de dados, comprados hacer más de 20 años. El juego es el que venía en la caja negra  de Borrás. El d10 no sé dónde estará, ni recuerdo como era. Los otros dos dados, el verde y el azul, los compré para jugar a MERP en el extinto Alfil Juegos.
Seguimos el carrusel de poliedros con un juego mixto, formado por los dados de Aquelarre y el set que vino en la caja de Aventuras en La Marca del Este que, como todos sabemos, algunos venían sin el d10 de las decenas. Como en la tienda no tenían del color del juego, y para Aquelarre no tenía un juego ad hoc, decidí mezclar todos los dados y formar uno sólo, naranja, para usarlo en el decano y, para La Marca, utilizar otro juego de los que están completos. 
El diseño de los dados de Aquelarre los puso el usuario Kyth en el difunto foro de NSR. Casualmente, Kyth son las cuatro primeras letras de mi nick, Kythklaith. Qué curiosa coincidencia.

Dados para el Aquelarre del Este
Y por hoy es suficiente, que sino sale una entrada muy larga y aburrida. La semana que viene continuaremos viendo el resto de dados que uso para jugar a rol, aunque los dados enanos, fudge y del juego de cartas de El Señor de los Anillos ya fueron presentados en sociedad.

4 comentarios:

  1. La Señora Esposa manifiesta que después hubo que quitar los libros de la estantería, separarla de la pared, meter la mano, coger el dado y....volver a montarlo todo! Al final resultó divertido y todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la nueva ubicación tiene fondo para que no pasen estas cosas. Lo bonito es que nos riamos cuando lo contemos. ;)

      Eliminar
  2. No parado de reír.... Mi imaginación que a menudo me incita a visualizar escenas pintorescas... Ha tenido campo abierto con vuestra aventura... La esposa en la habitación, se encuentra al esposo en paños menores con la cara llena de espuma, las pelusillas de los libros salieron volando y se pegaron a la espuma, !Gandalf está en mi casa!!! Lo mejor, la sonrisa de perrillo que encuentra su juguete preferido...lo ves?está allí.... Me lo coges? :-D

    ResponderEliminar