jueves, 24 de mayo de 2012

Hic Sunt Dracones

Tenía esta entrada pensada desde el Carrusel Bloguero que acogió Erekibeon y cuyo tema era “El mejor suplemento jamás escrito”. La entrada que escribí no era la primera que hice. La primera entrada era sobre el Draconomicón, pero me dí cuenta que yo no quería hablar del Draconomicón, no, yo quería hablar de dragones.

El huevo del dragón
La vida está llena de primeras veces, y mi primera vez con un dragón (juro que me dijo que era dragona) fue cuando el mundo era mejor y, durante las vacaciones de navidad, los canales de televisión (la primera y el UHF) emitían diariamente programas para niños. En uno de esos programas pusieron la película “El Vuelo de los Dragones”. Peliculón. La volví a ver hace un tiempo y no ha envejecido mal, aunque quizás chirría ese doblaje tan raro al que luego nos fuimos acostumbrando con series como Transformers o Dragones y Mazmorras.
“El Vuelo de los Dragones” trata sobre una alianza de magos en los que uno de ellos, se vuelve contra sus compañeros y convoca a los dragones para iniciar una guerra en la que se enfrentan la magia y la razón. El resto de magos reúne a un grupo de héroes para enfrentarse al traidor y a los dragones que le siguen.
No cuento mucho más porque sería destripar una película que es perfecta para poner una tarde a un niño y que, como pasó conmigo, despierte ese lado imaginativo que le llevó donde está ahora. Además, ¿quién puede olvidar a Golpezás?


Evidentemente, lo que más me gustó de todo fueron los dragones. Los había de todos los tipos y colores, de cualquier forma y tamaño, gordos y enormes. “El Vuelo de los Dragones” es una gran, gran, gran película que, como la Fuerza en Luke Skywalker, estará conmigo siempre.
Con el paso del tiempo mi tía me regaló mis primeros libros de “Elige tu propia aventura”, los rojos, y luego llegaron los negros, los de Dungeons & Dragons. De estos últimos, si bien el que más me gustó fue “La Montaña de los Espejos”, hubo dos que atesoré como oro en paño: “Las Alas del Dragón” y “El Dragón Negro”
En “Las Alas del Dragón” encarnas a un mago al que el hechizo le ha salido mal y acaba atrapado en el cuerpo de un dragón. Las similitudes con “El Vuelo de los Dragones” son obvias.
En el otro libro, “El Dragón Negro”, eres el sobrino de un mago que va a invocar a un dragón negro para sembrar el pánico y el terror, y tú debes evitarlo.
Y así crecí, entre libros de fantasía y películas que ahora podrían encarcelar a mi familia por dejarme verlas, quizás no por el contenido sino por el mal gusto (la moda de películas italianas y bárbaros hizo estragos) al elegirlas. También hay que reconocer que alguna película estuvo bastante bien, como por ejemplo “El Dragón del Lago de Fuego”, aunque esta no ha envejecido tan bien, pero se deja ver.


Rompiendo el cascarón
El destino quiso que comenzase a jugar a rol con una edición roja. No era la famosa caja roja, no, sino El Señor de los Anillos que, por aquel entonces, tenía tres ediciones a la venta. Una azul, una rosa y la roja de toda la vida y que ha pasado a la historia; el famoso MERP. Y aunque en mis años de rolero merpetiano nunca me enfrenté a un dragón, sí que les hice frente en la otra encarnación del universo tolkiano que tenía JOC y de la que ya hemos hablado en esta tabernilla.
El juego de cartas de El Señor de los Anillos me permitió consumar dos grandes pasiones en lo que ocupa una baraja de cartas, y aunque tuve muchos mazos a lo largo de mi vida como jugador, casi todos centrados en la corrupción y, por tanto, lleno de hobbits para que a mí no me pasara nada, el mejor mazo que tuve fue el que se centraba en los enanos y en recuperar sus guaridas de manos de los dragones.
La primera ampliación SATM se titulaba “Los Dragones” y estaba, obviamente, centrada en las grandes sierpes que aterrorizaron La Tierra Media hasta que algún héroe cabrón decidió enfrentarse a ellos. Joder, que a Smaug se lo carga un arquero al que un pájaro le chiva que tiene un hueco entre las joyas pegadas en su vientre. Vamos, que como si me dicen que un piloto novato puede destruir una estación espacial lanzando unos cohetes, que describen un arco perfecto, por el único hueco que tiene y da directamente al punto débil.
Pero bueno, temas aparte, la ampliación de “Los Dragones” nos trajo toda una gama de cartas relacionadas con estos seres. Guaridas de dragones nuevas como el Hueco Ovir; hermosos objetos mágico como el Daño del Gusano; personajes como Thrain II (pedazo de enano) o Fram hijo de Fram; nuevos dragones que no aparecieron en el juego como Scatha, Bairanax y Scorba que se unían a Smaug, Leucaruth y Daelomín y, como colofón a todo esto, las nuevas manifestaciones de dragón. A partir de ahora podías encontrarte con tres manifestaciones de dragón diferentes. Podía ir por el Brezal Marchito y que Bairanax estuviera de caza, y tener un encuentro con el dragón. También podías llegar a La Montaña Solitaria y despertar a Smaug en casa, o bien podía enfrentarte a la manifestación más poderosa del dragón, la de criatura de toda la vida, también en su guarida. La ventaja de enfrentarte a un dragón en la forma en casa o normal era que, al menos en el caso de mi mazo, podía convertir a un enano en Rey Bajo la Montaña y recuperar el reino enano y, a su vez, en el siguiente turno, traer a la facción de enanos de Exiliados Repatriados, y casi habías ganado la partida con todo eso por la cantidad de puntos que te daba todo el combo.























El caso es que los dragones seguían ahí, sin irse nunca pero sin estar siempre presentes.
Los tiempos de roleo con mis amigos del pueblo terminaron y, tras un periodo de inactividad, volví a retomar los dados y, como no podía ser de otra manera, caí en Dungeons&Dragons.

Dragones de mesa
No es de extrañar que la portada icónica de los juegos de rol, la de D&D Caja Roja con el dragón y el guerrero, sea interpretada una y otra vez en los juegos de fantasía que aparecen. Pathfinder, El Reino de la Sombra, The Secret Fire o Aventuras en la Marca del Este son sólo algunos ejemplos, cercanos y recientes, de juegos que emplean un dragón en su portada como símbolo de su temática. Porque los dragones son el enemigo definitivo, la línea que marca si eres un aventurero novato o un héroe. Los dragones son, como me gusta denominarlos, MILFs (Monsters I’d Like to Fight / Monsters I’d Like To Find). Estas sierpres son la representación más pura del poder, no sólo físicamente sino material e intelectualmente. El tesoro de un dragón es el mayor reclamo para un grupo de aventureros que desea dar el pelotazo, pillar un terrenito entre Marvalar y Robleda, y fundar su propio reino. Y, como poderosas criaturas que son, e inteligentes, se han llegado a convertir en dioses. Bahamut y Tiamat, Ryujin o el mismísimo Dragon God de Demon's Souls.Dragón, ruinas y tesoro, ¿alguién necesita algo más?.
Sí, necesitamos sentirnos dragones. Queremos cabalgar un dragón, hablar como un dragón, ¡ser un dragón!. Para ello, amigüitos y amigüitas, tenemos el Draconomicón.
El Draconomicón es un libro, librazo, con información
utilísima sobre los dragones. Colores, comportamientos, fisionomía, lugares donde encontrar sus guaridas... es un libro increíble y necesario para cualquier amante de los dragones. Además, el Draconomicón ha tenido su correspondiente edición en casi todas las encarnaciones de D&D que yo recuerdo (2ª, 3ª y 4ª). Por algo será.
En una entrada sobre dragones no podíamos olvidarnos de Skyrim, el videojuego de Bethesda perteneciente a la saga The Elder Scrolls.
Dudo que alguien no sepa, a estas alturas, de qué estamos hablando. La saga The Elder Scrolls se ambienta en el mundo de Tamriel. Tamriel está dividido en varias regiones tales como Morrowind, la región de los elfos oscuros y que da nombre al tercer juego de la saga, o Skyrim, la región más al norte donde el pueblo nórdico vive al borde de una guerra civil (otra de las tramas del juego) y donde los dragones han vuelto.
En Skyrim, al igual que en el resto de juegos de The Elder Scrolls desde que Arena llegó a nuestros hogares, tienes un mundo abierto por el que explorar y cumplir misiones; descubrir tumbas olvidadas, matar a sus habitantes y salir con más tesoros de los que puedas cargar. En esta entrega, además, tenemos dragones sueltos por el mundo que nos atacarán cada vez que nos vean mientras nosotros intentamos acabar con Alduin, el más peligroso de todos ellos.
Y mañana llega a las tiendas Dragon's Dogma, otro juego donde el dragón es el protagonista. En este juego, que promete mucho (la demo me encantó), encarnamos al Arisen, un elegido que debe enfrentarse al dragón. Recorreremos un mundo abierto luchando con todo tipo de criaturas hasta dar con nuestro enemigo. Con un planteamiento así, ¿quién se puede resistir?.


Con todo este repaso de abuelo cebolleta, acabo de recordar una historia que venía en el Maravilloso del Mundo de los Gnomos. Cualquiera de mi generación sabe de qué hablo. Bueno, la historia se ambientaba en la antigua china donde un emperador tenía todo su palacio lleno de dibujos y esculturas de dragones. Era un amante de los dragones y no perdía oportunidad de hablar de ellos en cualquier momento. El dios de los dragones, encantado con este humano amante y defensor de los dragones, decidió visitar al emperador para agradecerle sus actos. Cuando apareció el dragón, el emperador se asustó tanto que huyó del palacio y nunca más quiso saber sobre dragones.



Y aquí terminamos. Me he dejado muchas cosas en el tintero, como otros libros de "Elije tu propia aventura" que trataban de dragones, el propio Dragon Age (aunque lo del dragon es circunstancial), y alguna que otra anciana sierpe que habré olvidado mencionar.
Pero por hoy, ya es suficiente.

Por cierto, si queréis tener los libros de D&D de "Elige tu propia aventura", aunque sea en digital, pasaos por aquí y encontraréis los que he mencionado y muchos mas. 



2 comentarios:

  1. Gensanta que dominio dragonil. :-)

    Yo empecé jugando al AD&D, además dirigiendo, así que te puedes imaginar la portada que siempre recordaré, y la de conversaciones que tuvimos en su día sobre quién ganaría el combate (discusión absurda por evidente). :-D

    http://nerdtrek.com/wp-content/uploads/2011/11/ADD-2nd-edition-Dungeon-Masters-Guide.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JoseMa, más que domino draconil es nostalgia trasnochada y que este finde se nos trunca la partida de La Horda de la Mano Roja, y yo ya me hacía matando dragones. Hemos cambiado de acabar como héroes a terminar como Alex Murphy en Robocop. XDDD
      Gracias por pasarte por aquí y comentar.

      Eliminar