sábado, 14 de julio de 2012

Crónicas de Transilvania: Knocking on Kupala's door

Ayer tuvimos nueva sesión de "Las Crónicas de Transilvania" en la que los jugadores continuaron con el loco plan de acción que dejaron pendiente en la última sesión, hace ya cinco meses.
Afortunadamente, los dados sacaron los éxitos justos cuando debían y no hubo que lamentar bajas, aunque un par de vampiros casi se quedan reducidos a cenizas. Lo bueno, además, es que pude meter algun gancho para el siguiente libro que me permita sustituir alguna de las partidas si veo que la que viene en el libro no me gusta y, casualidades de la vida, los propios jugadores decieron dejar a sus personajes en una situación más que propicia para comenzar la siguiente sesión en la Viena victoriana de 1897.
Ya queda menos para terminar las Crónicas y la cosa cada vez pinta mejor para la decisión final de la campaña.
La Festividad de Kupala. Los pj se pierden lo mejor por salir sólo de noche.
Como hoy ando un tanto espeso entre la falta de sueño y la carga de trabajo de esta semana, mejor que hacer un resumen de la partida, ya que fue corta y todo lo relevante ocurrió casi al final con el diálogo entre el vampiro Dominico, un mero recipiente dominado por Kupala, y los pj que bajaron a la Catedral, mejor tiro de imágenes que resumen lo importante y una conversación posterior con Mi Señora Esposa, que además lleva un poco de crítica para los onanistas de las fichas, como yo los llamo.

Obviamente, está un poco exagerada la situación. Es cierto que la partida preparada no era la que se jugó sino la primera del cuarto libro, y también es cierto que cabía la posibilidad de que los jugadores hicieran lo que hicieron ayer. Era una posibilidad remota, sí; improbable, también; pero ocurrió. ¿Fue coherente todo lo que pasó?. Posiblemente sí pero, como todo en Vampiro, depende del prisma con que lo mires, las vueltas que le des y los argumentos que emplees.
Lo mejor, como ya he dicho, es que ha quedado todo perfectamente dispuesto para que comenzar la siguiente partida donde debe comenzar, y como debe comenzar, no suponga ningún problema. O tal vez sí, no sé.

2 comentarios:

  1. No me digas que no se desarrolló como pone en el libro. Eso me suena... Lo que me sorprende es que aún te sorprenda xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La partida no viene ni en el libro. Era la continuación de la última del Libro III que, como me pareció un chorongo gordo, la sustituí por otra de mi invención. La verdad es que esperaba que no fueran a la Catedral como habían amenazado, pero fueron.
      Ya sabes, Catedrales de la Carne poseídas por demonios, sí; Casinos, no. :p
      Un abrazo y gracias por pasarte.

      Eliminar