miércoles, 8 de agosto de 2012

La Mirada del Centinela

Estando tan relacionados los comics y los juegos de rol, es extraño que el tema más popular en los primeros no esté tan explotado en los segundos. Ahora mismo se me vienen a la cabeza Mutants & Mastermints, Superheroes Inc., DC Adventures y Marvel RPG. Seguramente haya alguno más que se me pasa en alto, pero los superhéroes no es un tema que me atraiga demasiado y, en concreto, el tema de gente en mallas volando por la ciudad es algo que me echa para atrás. Sin embargo, el tema de los superhéroes sin poderes, los conocidos como “vigilantes” sí me gustan. Personas que se enfundan en un traje, disfraz, o lo que tengan a mano, para ir tras los criminales o impartir su propia justicia sí me atrae. Personajes como El Castigador, Flecha Verde o Batman. De hecho, creo que sólo me gusta Batman y sólo cuando las historias son más detectivescas y se centran en el universo de Batman, Gotham y el resto de bat familia (Robin, Nightwing, Red Robin, Batgirl, Batwoman, Capucha Roja, Catwoman...).
Así pues, cuando NSR anunció su propio juego de vigilantes, la compra estaba asegurada. La pena es que a día de hoy aun no tengo el libro en formato físico pero, como pre comprador del libro, sí lo tengo en PDF. La mirada del Centinela es un manual de 200 páginas a todo color dividido en dos partes. La primera de ellas se centra en el sistema y la dirección del juego, dejando para la segunda parte toda la ambientación del juego. 
Lo que mi madre calificaría como "un tebeo"
El Sistema HITOS 
HITOS es como ha bautizado NSR el sistema empleado en La Mirada del Centinela. El sistema es de una sencillez apabullante que deja el sistema narrativo de MdT a la altura del betún. Las mecánicas son sencillas: Los personajes se crean a partir de una serie de puntos que distribuyen entre sus características y sus habilidades. En las características el jugador deberá poner algún rasgo que dé color a la característica en base a su valor numérico y no se quede en un frío e insustancial “tengo 8 en Fuerza, rompo la puerta” sino en un “Levanto todos los días 200 kilos en el gimnasio, rompo la puerta”. Para las habilidades tenemos la misma filosofía, con el añadido de que no existen habilidades sino que el jugador reparte los puntos como él quiere entre las habilidades que él quiere tener, siempre dentro de unos máximos. No obstante, el manual nos invita a, al menos, tener una habilidad en cada uno de los ocho grupos importantes para tener cubiertas todas las posibles tiradas. Una vez tenemos las características y las habilidades definidas, podemos ponernos con el corazón del sistema HITOS que son, ni más ni menos que los hitos del personaje. ¿Que qué son los hitos?. Los hitos son momentos, acontecimientos, cosas reseñables que le han ocurrido al personaje durante su vida y que pueden ser usados para beneficio o como complicación sobre él. Al igual que con las habilidades, el manual ofrece algunas categorías de hitos para facilitar la creación de los mismos.
Multiestilo Centinela, esa gran habilidad
Estos hitos pueden ser invocados con los Puntos de Drama cuya reserva puede incrementarse con las Complicaciones o activando aspectos para que afecten negativamente, en cuyo caso el objetivo del aspecto gana un punto de drama.
Es señalable cómo las mecánicas de aspectos/rasgos/cualidades o como quieran llamarlo se han ido introduciendo en los juegos de rol poco a poco hasta el punto de que un clásico como La Llamada de Cthulhu cuenta con un sistema de aspectos para la creación de personajes (ver Cthulhu by Gaslight).
El tercer pilar sobre el que se sostiene HITOS son las tiradas. Estas se realizan lanzando 3d10 y quedándote con el resultado intermedio. Si lanzáramos 3d10 y sus resultados fueran 3,5 y 7, nos quedaríamos con el 5 pues es el número intermedio (c) entre el 3 (m) y el 7 (M), le sumaríamos la habilidad apropiada y veríamos si hemos conseguido o no superar la prueba. Esta tirada podríamos modificarla usando un punto de drama y así volveríamos a lanzar los dados que quisiéramos repetir, quedándonos con este resultado. Sencillo, ¿verdad?. Pues el sistema no tiene más complicación. Todo lo que venga después será por la narración de la partida y el uso de los aspectos de los personajes tanto propios como ajenos. Por supuesto que el sistema no se queda ahí y cuenta con sus críticos, sus pifias, sus sistemas de daño, etc,etc., pero todos esas mecánicas ya irán apareciendo durante las partidas.
Un buen momento para que la cuerda esté húmeda
El Centiverso
Zombies y hombres lobo contra los Vigilantes
Si bien la ambientación por defecto de La Mirada del Centinela es el presente, el juego nos la opción de jugar las partidas en muchas otras épocas del universo del Centinela. Jugando la época actual, los jugadores pueden formar parte del equipo del Centinela y ser uno de los hombres que visten el traje, de los que crean los artilugios para el héroe o de los que le indican por dónde moverse o que gadget utilizar en cada caso. Si el grupo de juego es de los que quieren estar en primera línea de acción, seguramente que esta forma de juego no cuaje mucho en el grupo. Todas las piezas son importantes para el funcionamiento de El Centinela pero, siendo sinceros, cuando Oráculo habla con Batman no es ella la que acapara toda la acción sino que aparece un pequeño bocadillo en la viñeta sobre lo que ella le dice a Batman y poco más. Por eso es importante, antes de ponerse incluso a hacer las fichas, tener claro qué tipo de partidas quiere jugar el grupo. ¿Quieren ser todos parte del equipo del Centinela o quieren ser un grupo de vigilantes aparte? ¿Les gustaría jugar siendo policías de Betlam o quieren ser criminales que han llegado tras la muerte de El Centinela?.
¡Aventuras victorianas!
El manual posee muchas opciones de ambientación que modifican considerablemente el estilo de juego. Podemos jugar en una Betlam victoriana en “Betlam by Gaslight”; Betlam puede estar siendo acosada por las fuerzas de las tinieblas y hombres lobo, vampiros y zombies acosan a la población durante la noche en “Haunted Betlam” o podemos hacer un crossover con los Mitos de Cthulhu y enfrentar al Centinela, o a los héroes, contra las fuerzas de los Primigenios en “La Maldición que cayó sobre Betlam”. También podemos llevar las hazañas de nuestros jugadores a la época dorada de los vigilantes, a la edad de oro, de plata o de bronce de los vigilantes y, claro está, de los villanos. Tenemos muchas opciones para narrar las aventuras de los vigilantes y del Centinela, todas ellas bastante atrayentes, sobre todo la victoriana.
Pero nada de esto sería posible sin Betlam, la ciudad del Centinela y marco de todas nuestras aventuras. La ciudad de Betlam está dividida en veintitrés distritos con cuarenta puntos de interés marcados en el mapa. Cada barrio cuenta con su descripción y sus aspectos propios que pueden ser invocados por los jugadores o por el Director de Juego para poner beneficios y complicaciones en las partidas. Por ejemplo, Chinatown es un barrio con calles estrechas y sinuosas que pueden ayudar para escapar en una persecución pero que también pueden servir para que alguien que no pasa mucho por ahí se pierda entre ellas.
Macrodiscotecas, Parques, barrios donde la clase alta despilfarra a su antojo mientras en otros barrios la gente muere de hambre y la criminalidad es alta, el Asilo Dunwinch para criminales dementes, la Penitenciaria de Lighthouse Rock y hasta una enigmática, y legendaria, cueva de murciélagos son sólo algunos de los lugares que pueden servir de escenario para las aventuras de los jugadores.
Pero una ciudad sólo sería unos bloques de cemento y cristal bien puestos si no tuviera unos habitantes que le dieran vida, o se la quitasen. La Mirada del Centinela cuenta con una galería de villanos, amigos y aliados del Centinela para utilizar en cualquier época y momento de las tramas. Desde el Circo del Terror del Gran Galletín, pasando por Lynx, Felina y llegando hasta la enigmática Anabel o la Capitana Norma Grim, tenemos grandes personajes para nuestras historias o para ser utilizados como personajes pregenerados.  

Conclusión 
Se nota que la Mirada del Centinela es un juego creado con mimo y atención. Las mecánicas son sencillas y la ambientación muy adaptable a los gustos y preferencias de la mesa de juego. El aspecto gráfico es puro cómic y es una delicia leerlo, aunque como todo libro posee sus erratas.
Una compra de la que no estoy arrepentido en absoluto (y alguna tengo, como MundoDisco o Pathfinder) y que estoy deseando que me llegue en formato físico para poder disfrutar aún más de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario