martes, 12 de marzo de 2013

Cliffhanger: Esclavos de sus virtudes

El mes pasado adquirí Saqueadores de Tumbas y Era de Acuario, los dos últimos títulos de la colección Cliffhanger de Ludotecnia.
Para el que no lo sepa, Cliffhanger son una serie de juegos de rol completos de tamaño de bolsillo, de unas cien páginas, escritos por diferentes autores y con el sistema de juego, MADRE, como único denominador común. Esto hace que cada Cliffhanger sea de su padre y de su madre y tengamos ambientaciones e implementaciones del sistema según las necesidades del producto.
Vamos a ver ambos títulos rápidamente y luego nos metemos de lleno en la opinión sobre Cliffhanger.

Saqueadores de Tumbas
imagen tomada del blog de Ludotecnia
Ambientado en el Egipto faraónico, aunque puede ambientarse en cualquier época en la que se necesite de un ladrón de tumbas, el título número 007 de Cliffhanger nos mete en la piel de los amigos de lo ajeno, y si lo ajeno brilla como el oro pues mucho mejor. Encarnando el papel de ladrones de tumbas, con unas mecánicas sencillas y la posibilidad de incluir ciertos elementos fantásticos afines al género como son la magia y los típicos monstruos de pirámide (momias, escorpiones gigantes, zombies, esqueletos, etc.), Saqueadores de Tumbas nos ofrece la posibilidad de movernos por oscuros pasillos, estrechas galerías, esquivar trampas mortales y resolver intrincados enigmas con todo el sabor de Egipto. Y es que Saqueadores de Tumbas podría considerarse un libro de dungeon crawl de bolsillo. El juego da lo que promete, y no se sale de ahí. Esto va de meterse en tumbas, explorarlas, esquivar trampas y robar el tesoro. Y punto. Por supuesto que puedes desarrollar tramas y escenas fuera de las tumbas, pero el grueso del juego, la chicha, lo divertido de todo está en el saqueo de sepulturas ciclópeas. Si estás buscando otra cosa, olvida este libro.
El libro en sí es como el resto de los de la colección. Todo en b/n con las imágenes justas, pero en este caso muy adecuadas con la ambientación.

Era de Acuario
imagen tomada de la Rolepedia
El otro ejemplar, Era de Acuario, es justamente lo contrario a Saqueadores de Tumbas. La ambientación podría resumirse en un metro 2033 + Fallout + Summerland + La Carretera
En un futuro, cercano o no, la humanidad sobrevive más o menos tras los acontecimientos de La Noche del Dragón donde todo quedó hecho mierda. Pero, como decían en Parque Jurásico, la vida se abre paso y con ese panorama comienzan a surgir nuevas razas tanto de animales como de humanos. Los neonacidos, humanos con capacidades especiales que les ayudan a sobrevivir en este mundo yermo y contaminado pero que, a su vez, les acarrean algunas taras y el desprecio de los humanos normales.
El autor, Juan Cuadrado, nos propone una ambientación abierta que toca muy de cerca a Summerland (personajes "repudiados" que van de asentamiento en asentamiento) pero que el propio texto del libro delimita a un lugar llamado Malpaís, que a mí no me ha quedado muy claro si es grande, pequeño, una ciudad o algo mayor. Cada capítulo está narrado en primera persona contando algún suceso relacionado con el tema del capítulo para, cuando ha terminado el monólogo, explicar el funcionamiento en términos de juego. Si es una buena forma de explicarlo o no queda supeditado a cada lector. Personalmente no me gusta esta forma de presentar el libro, mezclando ambientación y sistema como si fuera un único todo. Ya lo he dicho en otras ocasiones, y lo vuelvo a decir: primero dame la ambientación y luego el sistema.
Respecto al resto de libro, la encuadernación e interiores son idénticos al resto de la línea. Por el contrario, las imágenes que ilustran cada apartado son un tanto confusas y no las encuentro mucho sentido sobre lo que quieren explicar o decir.

Colgando del acantilado
Saqueadores de Tumbas
Cuando escuché por primera vez sobre los Cliffhanger no pude evitar tener una seria sospecha sobre su futuro. ¿Rol barato y de periodicidad mensual?, no me lo creo.
Ahora, con ocho títulos publicados, aunque algunos no se hayan visto por algunas tiendas, puedo decir que se ha conseguido lo que se quería, salvo que lo de las entregas mensuales sigue siendo utópico.
Para jugar a rol sólo se necesita una ambientación y un sistema de juego. Sí, a todos nos gustan los libros a color, tapa dura y cientos de páginas con las que destrozarnos la espalda y los brazos cargando los libros pero, en el fondo, lo que nos dan esos libros es lo mismo que da Cliffhanger, pero este último a precio reducido y con un formato concreto. Y es ahí, en esas características tan concretas, donde están las virtudes y los defectos de la línea y que los dos libros descritos anteriormente muestran de una forma clara.
Era de Acuario
Por un lado tenemos Saqueadores de Tumbas, un libro que tras leerlo te queda claro de qué va, qué puede hacer con él y cómo se juega. Un producto al que el formato Cliffhanger le encaja como anillo al dedo para la idea que propone y desarrolla.
Por otro lado está Era de Acuario. Tras leerlo me queda la sensación de que el envoltorio se le ha quedado pequeño y que en otro formato podría haber dado mucho más de sí y haber sido un buen juego pero que, debido a las características propias del producto, se ha quedado a medias de muchas cosas.

Espero poder comprar otros títulos de esta línea y ver si mis ideas son ciertas o estoy equivocado, si las mismas virtudes que posee la línea esclavizan buenas ideas que, desgraciadamente, se quedarían en un cajón si no existiera Cliffhanger. Puede ser cosa de los autores y que algunos tengan suficiente con el espacio que Cliffhanger les da y otros, por su forma de escribir o por necesidades del propio juego, no tienen suficiente con el centenar de hojas. De momento me quedo con la idea de que  es perfecto para juegos en los que se quiere ofrecer algo muy concreto, y que cien páginas son suficientes para que quede bastante claro y cerrado y que ya sea el consumidor el que lo amplíe si quiere y, por el contrario, para juegos cuya ambientación o mecánicas son más complejas las cien páginas del libro se quedan muy, muy, muy cortas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario