martes, 15 de octubre de 2013

Carrusel Bloguero: Y una pica de 10 pies...

Este mes de octubre el Carrusel Bloguero se instala en el blog Aviso a roleantes desde el que se nos propone hablar del equipo en nuestras partidas bajo el nombre de "Y una pica de 10 pies".

Cuando comencé a jugar a rol, a mi viejo y querido MERP, mi objetivo era tener el equipo más gordo que pudiera sacarla al DJ, y si además era el más tocho del grupo pues mucho mejor.
Afortunadamente esa idea cambió a medida que mi percepción de los juegos de rol cambiaba e iba mutando de personajes un tanto disolutos a paladines y adalides del bien y la justicia. Supongo que fue una evolución natural pues hace tiempo intenté llevar un pícaro y fue tarea imposible.
En este viaje hacia el orden mi ansia por tener el mejor equipo cambió por un interés en que el equipo de mis personajes fuese al distintivo de ellos, unas señas de identidad que con sólo verlas se pudiera saber cómo era el personaje y sirvieran, dentro de muchas cosas, como otro punto para la interpretación de los mismos.

Dime qué llevas y te diré quien eres.
Obviando el “equipo básico” que pueda tener un personaje en sus inicios, y dependiendo de la ambientación varía de cabo a rabo, el equipo “especial” debería ser algo que definiera al personaje.
¿Por qué usas un estoque en lugar de una espada corta?; si puedes convertir tus manos en garras, ¿por qué quieres un bate de baseball?; ¿qué lleva a un Caballero Jedi a portar un blaster? Preguntas de este tipo deberían hacerse cuando se crea el personaje o se tiene la oportunidad de mejorar nuestros pertrechos. Deberíamos pararnos a pensar por qué nuestro personaje llevar una recortada, un hacha de batalla o un nuevo sable de luz de hoja doble. Qué nos aporta ese nuevo objeto que no tengamos ya con nuestras propias capacidades.
Cuando el personaje y el equipo sean un conjunto armónico donde ninguna pieza desentona (¿una monja con una desert eagle? O_o) será un buen momento para pensar en dar nuestro siguiente paso: mejorar ese equipo. Al mejorar el equipo, que ha pasado a formar una parte fundamental del personaje, estamos mejorando todo, tanto el objeto en sí como al personaje, o al menos eso me gusta creer.

Mi personaje es una monja ex-guerrillera que se pone el parche para apuntar porque no sabe guiñar el ojo
Hacer que el equipo sea una parte importante del personaje, no sólo a niveles de supervivencia sino también a niveles interpretativos, hará que nuestros personajes estén mejor definidos, tenga una característica especial que los identifique, nos ayudará a que tengamos una idea más clara de lo que es y de lo que queremos que sea, y a los demás también, y nos hará más fácil y cómoda la elección de los objetos quitando de un plumazo los que casen con nuestro personaje y, sobre todo, nos ahorrará tiempo a la hora de escogerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario