jueves, 27 de febrero de 2014

Red Sonja, otra vez

Estos días me da por pensar. Leo y se enciende una luz en la cabeza, un mecanismo hace click y la masa gris se pone a echar chispas. Y claro, si no lo digo pues reviento.
Esta es la segunda vez que Red Sonja, Sonia la Roja, aparece en el blog. En ambas ocasiones ha sido para contradecir el supuesto sexismo en nuestro hobby; no porque crea que existe, que no lo creo, sino porque este es un blog de rol, y otras hierbas, y es de eso de lo que trato de hablar en todas las entradas.

Como decía, estaba leyendo el otro día el número 14 de La Espada Salvaje de Conan (editorial Fórum), El Coloso de Argos. En este volumen viene un pequeño reportaje sobre la Diablesa de Hyrkania, Red Sonja. Copio textualmente:

“La Red Sonja de Howard era una nativa de las tierras meridionales de Rusia (dominadas por los tártaros en el período en el que transcurre la historia*) descrita de la siguiente manera:
Era alta, magnífica y, aunque delgada, de una fortaleza enorme. Por debajo de un casco de acero escapaban unos cabellos rebeldes que caían sobre sus anchos hombros como una cascada de oro rojizo centelleando al sol. Altas botas de cuero cordobés le llegaban hasta la mitad del muslo y en ellas llevaba introducidos los anchos pantalones. Llevaba una fina coraza anillada, de fabricación turca, metida por los pantalones. El delgado talle era ceñido por un ancho cinturón de seda verde en que llevaba cruzadas dos pistolas y una daga y en el que colgaba un largo sable.
En 1972, Roy Thomas estaba buscando una contrapartida femenina a Conan, una mujer que no sólo diera la talla como espadachina frente al popular bárbaro cimerio, sino que, además, no cayese automáticamente rendida a sus pies. Una heroína femenina que no tuviese nada que envidiar a Conan y que fuese una mujer independiente en todos los sentidos. Buscando entre los relatos de Howard encontró a Red Sonja y decidió trasladarla inmediatamente al Universo Hiborio que estaba creando[...].
[…] En los números 23 y 24 de Conan The Barbarian, el limmerio se encontraría por primera vez con la diablesa Hyrkana de cabello rojo en mitad de una ciudad asediada por el ejército Turiano. Como todos debéis saber, aparte del cabello rojo, la espléndida figura y la cota de mallas, la versión de Barry Smith de Red Sonja tenía poco que ver con la descripción de Howard. Las diferencias se acentuarían más con el tiempo.
Las razones que impulsaron a Thomas a crear un personaje como Red Sonja son evidentes. En plena década de los setenta, con la liberación de la mujer muy presente en la mente de todos los escritores norteamericanos, era imprescindible que existieran mujeres liberadas aun en los comics que estuviese ambientados en sociedades estrictamente machistas (como era el caso). La mayoría de las mujeres con las que se había encontrado Conan eran: esclavas, brujas, princesas aburridas o prostitutas. Un cambio se hacía imprescindible y, como suele pasar, la energía que se desprendió del primer encuentro entre estos dos espadachines inflamó la mente de los lectores".

*Se refiere a La Sombra del Buitre. Podéis encontrar este relato en Las extrañas aventuras de Solomon Kane, editado por Valdemar 

Y sin embargo, ahora, para algunos/algunas representa todo lo contrario.

2 comentarios:

  1. Es curioso cómo en casi todas las adaptaciones se pierde la esencia de los personajes incluso de la historia. En el caso de Red Sonja, es más que evidente, pero no creo que la intención fuese dar representación a la imagen de la mujer liberal de los 70, sino vender más cómics, de ahí lo de llegar más a un público mayoritariamente masculino. Ya sabes, lo de que "tiran más dos máquinas agrarias que dos glándulas mamarias".

    En la adaptación cinematográfica de los 80, que podría calificar de "chusta entretenida", esto se hace aún más evidente, mostrando una Red Sonja que cada vez se alejaba más de su versión en cómic, pero haciendo referencia al refrán anterior, podía ser un documental sobre la "agricultura" en la Era Hiboria. En cualquier caso, la intención final de esta película era hacer caja aprovechando el tirón que tuvo "Conan el Bárbaro".

    En mi opinión, la intención de Roy Thomas quizá fuera otra, pero no se aleja mucho del machismo ya conocido y tan aceptado socialmente que pasa desapercibido. Si Red Sonja hubiese llevado pantalones anchos y una coraza, el cómic habría perdido seguidores, eso seguro.

    Estoy bastante despistado del tema, pero se estaba cociendo una nueva película que no sé en qué punto quedó. Si algún día se estrena, podría apostar con toda seguridad que si la intención es nuevamente hacer caja, aprovechando el tirón que siempre ha tenido la agricultura, será un completo fiasco.

    Ojalá cojan lo mejor de la versión de Roy Thomas, se centren en el espíritu libre e indómito de Sonja la Roja, y consigan atraer más seguidores a este género que cada día parece estar más de moda, y sigamos todos disfrutando de estas historias de grandes tristezas y grandes alegrías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lord Grond.

      Hasta donde he podido ver, la película de Robert Rodriguez se fue al carajo. La que iba a hacer de Red Sonja, su novia (ahora ex) Rose Mcgowan, y el director rompieron su relación y todo fue de mal en peor. Hay por ahí algunos concept art que no tenían mala pinta. Lamentablemente, la película no tiene futuro. Se oyen rumores, no sé si creíbles o no, de una nueva versión con Mega Fox en el papel de Sonja. Eso sí que sería hundir directamente el personaje, pero ellos sabrán.

      Opinar sobre lo que Roy Thomas quería o no cuarenta años antes es arreisgado. Nuestra idea está influenciada por nuestro tiempo, y en nuestro tiempo Red Sonja, y cualquier mujer con chain mail bikini, es señalada como símbolo sexual y, por extensión, machista. Ya he dicho que no creo que exista machismo en nuestra afición, y podría extenderme más sobn el tema a riesgo de encender un flame que no quiero encender. Sólo pongo el texto que venía en el comic ya que me parece curioso que un símbolo de la liberación de la mujer se convierta, cuarenta años después, en un símbolo de "opresión".
      Habría que preguntarse cómo se ha pervertido ese símbolo más que si es o no machista.

      Gracias por comentar, Lord Grond, y visitar el blog.

      Eliminar