domingo, 8 de junio de 2014

Actual Play - NoTeDuermas

Ayer por la noche vino a casa Don Gica Sabinescu para testear NoTeDuermas, el juego creado por Fred Hicks y traducido por ConBarba y que nos plantea una ¿realidad? que a grandes rasgos es una mezcla de Dark City con los relatos de Clive Barker (como describió Mi Señora Esposa, Rocío Tizón).

Tras una explicación rápida de las reglas del juego, pasamos a crear los personajes. Don Gica Sabinescu creó a Larry DeRiviere, un barrendero hispano al que le gustaba vivir por encima de sus posibilidades, lleno de deudas hasta arriba y que, por golpe de la fortuna, había encontrado un maletín lleno de dinero que le podría sacar de sus problemas. Quería irse de la ciudad y empezar una nueva vida, pero tenía miedo pues sentía que alguien le observaba desde que encontró el mencionado maletín. Por su parte, Mi Señora Esposa encarnó a Alice Kerrang, una policía que presenció como mataban a su compañero y no pudo hacer nada por evitarlo. Por un lado se sentía culpable, pero por otro se alegraba de que no la hubiera tocado a ella. Hacía una noche que había visto a su compañero, o eso pensaba ella, y quería saber qué había pasado en realidad.
Sus caminos se cruzan cuando unos Chicos del Periódico pregonan dos noticias relacionadas con ellos. La primera, que Larry DeRiviere iba a morir asesinado. La segunda, que el asesino es capturado tras matar a su excompañera de trabajo, Alice Kerrang. Con estas, y sin saber muy bien qué hacer, siguen por una puerta a uno de los niños y llegan al Extraño Bazar durante la 13ª hora. Allí conocen a Alan, un Despertado que forma parte de una organización encargada de vigilar a los recién llegados. Alan les explica que si los Chicos del Periódico dan una noticia, esta se cumple. Para evitar que esas noticias se hicieran realidad, tenía que parar la noticia, hacer todo lo posible para que no se hiciera realidad. 

Locura, Dolor, Agotamiento y Disciplina, con las monedas del Rey Cera volando por la mesa
Pero, ¿cómo encontrar a un muerto? Alan le llevó a un tenderete del Extraño Bazar donde, tras la intimidad de una cortina, Alan dejó de ser Alan para convertirse en El Guía, otra personalidad del Despertado que conocía la Ciudad de la Locura como la palma de su mano y que les pidió un pago a cambio para llegar hasta La Brújula, la única entidad que sabría dónde estaba Charles Smith (el excompañero de Alice y futuro asesino). Alice le pagó con la primera vez que mató a un hombre, aunque fue en defensa propia. Por su parte, Larry se desprendió de aquel paseo en deportivo que realizó una vez por las calles más caras de San Francisco.
Tras cerrar el trató, volvió Alan y este les llevó hasta donde vivía La Brújula. Una vez en la puerta, pagaron el precio convenido y Alan volvió al Extraño Bazar.

Cuando llegaron al hogar de La Brújula se encontraron a cuatro mujeres con aspecto de Señorita Rottenmeier que tenían a una mujer atada a una silla con alambre de espinos y encapuchada. Las Damas del Odio estaban torturando a La Brújula, envidiosas de que a ella acudiese mucha gente y nadie se acercase a ellas. La temperatura de la escena fue subiendo hasta que las Damas atacaron a los Despertados para llevarlos ante Madre Cuándo. El Dolor dominó la escena, haciendo que todo terminase con las Damas derrotadas, La Brújula con varios disparos accidentales, y los Ayudantes Mecánicos del Oficial Tac subiendo por las escaleras.
La Brújula les indicó que a quién buscaban se encontraba al oeste, y hacia allí se dirigieron huyendo por los tejados para esquivar a los Ayudantes Mecánicos. Los Ayudantes estaban cerca, muy cerca, y eran bastante numerosos. Alice consiguió huir y Larry usó su Talento de Locura para desaparecer ante la vista de los Ayudantes que, desconcertados, bajaron a por La Brújula para interrogarla a base de jarabe de palo. Una vez en los tejados, tuvieron un pequeño encuentro con las Ratas donde Alice perdió su pistola, recuperándola poco después y continuando su búsqueda por las calles de la caótica ciudad.
Seguían hacia el oeste como les había indicado La Brújula, hasta que llegaron a lo que parecía el mar. Al igual que los restos de aviones que habían visto antes, el lugar estaba plagado de barcos perdidos, naufragados o simplemente desaparecidos. Tras preguntar a algunas personas, llegaron a un barco oxidado en el que se leía un nombre: Kraken. Dentro encontraron, efectivamente, a Charles Smith, sorprendido por ver a Alice con un desconocido. Alice, por su parte, estaba perpleja. Su compañero, al que ella vio morir, estaba ahí delante con una camisa hawaiana y pantalones cortos. Larry también estaba boquiabierto ya que tenía enfrente, en teoría, a la persona que la iba a matar. No tardaron mucho en descubrir que Charles mentía, pero el expolicía fue más rápido que ellos, tumbó a Alice de un puñetazo y disparó a Larry. Fue entonces cuando Alice, desde el suelo, desenfundó su pistola y, usando su puntería perfecta, disparó contra su compañero. Este apuntó su revolver hacia Alice y también lo vacío, ante la atónita mirada de Larry que presenciaba esa Locura desde la distancia. Al final Larry atravesó el cuerpo de Charles con su escoba, pero poco podía hacer por Alice.
Con los dos policías muertos, y sabiendo que pronto llegarían los Ayudantes, corrió hacia el Extraño Bazar para volver por la misma puerta que llegó a este lugar. Cuando volvió al mundo real, no vió su carro de limpieza ni la calle donde había entrado. Estaba en otro lugar, otra ciudad, con los taxis de color negro y enormes anuncios de Coca Cola. Nadie conocía el idioma de Larry y Larry tampoco les entendía. No sabía donde estaba, pero al menos ya había salido de aquel infierno.
¿O no?

Pues este es el resumen de la primera partida de NoTeDuermas, y he de reconocer que fue un tanto duro. Tenía que meter a ambos personajes, pero Alice se resistía a salir de su apartamento y Larry fue muy reticente a cruzar la puerta roja. Luego los jugadores de empeñaron en buscar a Charles por la Ciudad de la Locura, lo que era una empresa prácticamente imposible. A cada paso que daban más complicadas se ponían las cosas y más sinsentido había. Para mí fue bastante difícil estar improvisando tanto ya que no sabía dónde quería llevar la partida. Mi forma de dirigir suele basarse mucho en la improvisación del nudo de la partida, teniendo el planteamiento y el desenlace escritos o, al menos, ideados. Esta vez no fue así, no sabía donde quería llegar con cada personaje y qué les motivaría a seguir o a salir de la Ciudad de la Locura. Sinceramente, llegué a pensar que cuando ambos pensaban que todo era un sueño, una ida de olla, y que para acabar con la noticia había que hacer que no se cumpliera, Alice mataría a Larry y volvería a su apartamento.
Como he dicho, me ha resultado un juego difícil, al menos esta primera vez. No por el sistema, que es muy sencillo y crea situaciones muy buenas como que el DJ tenga 5 éxitos, ambos jugadores 4 y sólo haya una moneda en la caja de Esperanza.Voy a empaparme de las fuentes de inspiración y, si puedo, pillar el libro de relatos basado en la Ciudad de la Locura para tener más trazos de la ambientación. No creo que lo vuelva a dirigir con más de 2 o 3 jugadores, al menos no hasta que este seguro de tenerlo todo controlado para poder hilar historias interesantes, porque el comienzo de la partida lo hice espeso de narices.

2 comentarios:

  1. Se pasó bien, hombre. Gica y yo nos apuntamos a un bombardeo.

    ResponderEliminar
  2. No te tortures por el ritmo de la partida, los jugadores tampoco lo pusimos muy fácil. El juego tiene mucha miga pero hay que improvisar tanto que a menos que tengas una tarde especialmente inspirada igual te bloqueas un rato. De todas formas, es cierto que tiene que ser complejo ir sacándose todo de la manga sin tener al menos unas notas previas, si bien es cierto que no tiene que ser así en todas las sesiones. Nuestros Despertados acaban de entrar en el mundillo extraño de la Ciudad de la Locura, pero Larry al menos ya tiene algunas pautas que seguir para la próxima, si es que la hay.

    A mi me gustó la ambientación, y el sistema, aunque un poco raro, tiene mucha chicha gracias a los dominios de una u otra cualidad. Por mi, para repetir, y gracias por narrar again.

    ResponderEliminar