domingo, 2 de noviembre de 2014

Desafío de los 30 días - Día 02

¿Cual ha sido tu mejor sesión? ¿Por qué?
Ni idea. Eso habría que preguntárselo a los jugadores, no a mí. Pero si me preguntases a mí, que es lo que estás haciendo, te diré que aun no he narrado mi mejor sesión. He conseguido meter miedo a los jugadores, hacer que se emocionen ante el final de una campaña o que el grupo sienta cariño por un pnj creado por mí. Pero sólo cuando consiga hacer que un jugador llore en una de mis partidas, ya sea de emoción por la consecución de un reto o por tristeza ante lo que ocurre en la partida, podré decir que esa sesión ha sido la mejor que he dirigido. 
¡Cómo te echo de menos, pirata!
Claro, que la pregunta no indica si es dirigiendo o jugando, así que como jugador mi mejor sesión vivida fue cuando terminamos la primera parte de una larguísima campaña jugada hace ya muchos años con gente con la que me gustaría mucho volver a compartir una mesa de juego, aunque fuera sólo por un día. Ese final fue apoteósico, digno del mismísimo Jehová. El dj, mediante el discurso de uno de los pnj importantes, fue describiendo nuestras acciones en la campaña y cómo todas estaban relacionadas con la profecía que tanto estábamos buscando. Creo que me fumé una cajetilla entera durante esa sesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario