lunes, 1 de junio de 2015

Actual Play: Entre Mortales: Cap 1. Hell's Kitchen

Este fin de semana tocaba Conan pero, como el DJ tiene a su hijo con varicela, cancelamos la partida y dirigí una pequeña sesión para estrenar la Guía Genérica de Hitos. Salvo el sr. Gica Sabinescu, el resto de jugadores eran neófitos en este sistema. La ambientación fue casera y sencilla. Los personajes habían tenido un contacto con lo sobrenatural que les había dejado huella y ahora dedicaban su tiempo libre a combatir/investigar el mundo sobrenatural y sus habitantes. Les di, además, la opción de tener una habilidad psíquica como resultado del shock, cosa que todos se lanzaron a comprar.
Los personajes fueron una okupa aficionada a la magia que fue expulsada de su casa por unos padres ultracatólicos y que tenía como mentor un espíritu feérico un tanto abstracto; un abogado metomentodo que no puede dejar de implicarse en problemas ajenos que fue atacado por un ser una noche y salvado por un mendigo; el mendigo, antiguo profesor de literatura que se topó con un libro al que no le dio mucha importancia y al final terminó en malas manos, desatando el caos y terminando con el profesor quemando obras literarias y expulsado de la universidad, lo que le llevó al alcoholismo; y un pandillero con raíces haitianas cuya abuela le enseñó lo peligroso del mundo cuando este intentó robarle el bolso a lo que luego resultó ser una harpía.

Como véis, y es lo que me gusta de estos sistemas, es que los jugadores ya marcaron algunos puntos
by DALE GRIMSHAW
de la ambientación. Espíritus feéricos, por lo que también hay hadas, harpías, libros que la gente no debe leer y monstruos que acechan en la oscuridad. El desarrollo de la sesión fue sencillo. Desapariciones de niños en Hell’s Kitchen y el culpable siempre era, o parecía ser, el padre que, además, era divorciado. Unas semanas antes había desaparecido otro niño, apareciendo su cadáver con signos de ahogamiento pero sin una gota de agua que lo demostrase. La investigación, tirando de rumores y leyendas urbanas del barrio, les llevó a descubrir un viejo fantasma conocido como La Llorona, que a mediados del siglo XVIII raptó y asesinó a varios niños haciéndose pasar por una niñera. Como en todas las leyendas algo de verdad hay y, al final, resultó que el fantasma ponía a prueba a los padres para demostrar que eran dignos de sus hijos. Al final el padre debía elegir entre su vida o la de su hijo. El primer padre no pasó la prueba, y este segundo estaba a punto de fallar hasta que intervinieron los personajes, provocando que el hombre se disparase en la cabeza para evitar que su hijo saliese herido.

Yo no sé si los jugadores se lo pasaron bien, aunque espero que sí. Yo desde luego disfruté mucho con la libertad con la que interpretaron y se movieron por la historia (que no era más que Heavy Rain con elementos sobrenaturales). Algunos no tenían del todo bien sus hitos, pero se compensó con la interpretación. Si hubiéramos tenido más tiempo quizás habría pedido corregir esas partes de las fichas, pero como el reloj jugaba en nuestra contra obvié ese detalle ya que supuse, y al final acerté, que las complicaciones sí que se iban a emplear a tope y el mercado del drama iba a estar vivo, como así fue. Para la próxima sesión con este sistema habrá que dedicar más tiempo a los personajes.

Como piedra de toque para entrar en una campaña de Cultos Innombrables, que es mi siguiente objetivo, ha funcionado bien muy bien. Ya habíamos probado el sistema con La Mirada del Centinela, así que no ha venido mal salirse de la ambientación de los vigilantes y meter toques sobrenaturales para probar el sistema de locura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario