viernes, 6 de noviembre de 2015

Desafío de los 30 días 2015: Pregunta 6

Pregunta 6: No existe zona habitada, incluso en la actualidad, donde no existan leyendas, cuentos para asustar a los niños o historias de magia fantásticas y maravillosas que nos hacen sentir escalofríos. Highdell no es distinto. Seguro que conoces alguna de sus leyendas. Algo que se susurra tras las puertas, mientras sus narradores y sus oyentes se santiguan a sus dioses. Cuéntanosla.

  • Pos como le digo, el poste ese se usa para dejar a los reos, o reas, a su suerte.
  • Ya, pero lo que me dijo de que Thrôm se apiade...
  • Sí, eso. Pues que si tienen suerte puede que pase alguien y les libere o, en el mejor de los casos, que aparezcan unos bárbaros y se lo lleven como esclavo. Si no pasa eso, y llega la noche, que Thrôm se apiade de él.
  • ¡¿POR QUÉ?!
  • Tranquilo, amigo, todo a su tiempo. ¿Más vino?
  • Gracias.
  • Verá, dicen que por estas tierras campa un espíritu, un ser acechante que mata a todo aquellos que han cometido alguna fechoría. Por eso dejan a los reos atados al poste, para que el monstruo los mate.
  • Ya, claro.
  • ¿No me cree? Verá, hace cosa de un lustro encontraron culpables de asesinato a dos hermanos.
    La mujer de uno de ellos había sido asesinada y ambos fueron acusados y sentenciados. Uno de ellos juraba que era inocente, y llegó a jurar por la mismísima Taäri que su inocencia era real. El otro no dijo nada y se resignó a su destino. Había perdido a su mujer y eso era ya suficiente condena. Ataron a ambos al poste y se fueron. A la mañana siguiente, el que juraba ser inocente seguía allí, pálido como la leche y cubierto de sangre. Del otro, el marido, no quedaba ni rastro.
  • El hombre dijo que por la noche apareció una mujer y les preguntó qué hacían allí. Contaron su versión, el juicio, la condena y, bueno, el por qué estaban allí atados. Dijo que la mujer les olisqueó como si de un perro se tratase. Después, su cuerpo comenzó a cambiar y se convirtió en una especie de lobo enorme que atacó al marido de la mujer con tal violencia que sus manos quedaron atadas al poste mientras el monstruo destrozaba su cuerpo en el suelo. Cuando hubo terminado, tras un largo rato de morder y tragar la carne del marido, se volvió hacia el otro hombre, le sonrió, si es que acaso lo que hizo puede llamarse sonrisa, y desapareció internándose en el bosque.
  • Fascinante.
  • Dicen que si no se dejase ahí a los reos, la loba entraría en la ciudad en busca de culpables, y en Highdell todos tienen algo que ocultar. Ya sabe.
  • ¿Y usted no tiene miedo de que el monstruo le ataque?
  • ¿Yo? Que va. Aquella noche demostré que era inocente, y lo sigo siendo. Todas las noches sueño con esa mujer y su aspecto monstruoso, y todos los días doy las gracias por no haber muerto en aquel poste. Aunque claro, yo era inocente, ¡a mí no iba a matarme!

2 comentarios: