lunes, 15 de febrero de 2016

Dragon Age: Tu editorial se ha comido a mi juego

Si tuviera que señalar a un hijo que haya sido maltratado por su madre, mi dedo señalaría al juego de rol de Green Ronin, Dragon Age. Un juego que salió en 3 cajas, que coincidieron además con la salida de cada una de las tres entregas del videojuego de Dragon Age, del que además siempre ha ido bajo su sombra sin poder despegar por sí mismo, salvo por el módulo Sangre en Ferelden.
Desde el principio ya nació con polémica. Según la historia (que no digo que sea verdad o no, simplemente es lo que leí hace tiempo), Dragon Age fue concebido por Bioware (Neverwinter Nights, Mass Effect, Caballeros de la Antigua República) como un videojuego ambientado en Faerun, el entorno de D&D (hay muchas más, pero Faerun es la prácticamente la oficial). Por alguna extraña razón los señores de Wizards les dijeron que no, que pasaban del tema, así que Bioware se encontró con un juego ambientado en Reinos Olvidados que no podía utilizar la ambientación de Reinos Olvidados.
Con este plan, cambiaron unas cositas, dieron una vuelta a la ambientación, sacaron su juego ambientado en Thedas (THE Dragon Age Setting) y fueron a ver a Green Ronin para preguntarles si querían sacar un juego de rol del Dragon Age. Green Ronin, que como buena empresa le gusta exprimir gallinas de huevos de oro, accedió a ello y así nació no sólo el juego de rol de Dragon Age sino también el sistema AGE (Adventure Game Engine) del que recientemente ha salido el primer tomo, Fantasy AGE, y conociendo a Green Ronin luego saldrá un Future AGE, un Terror AGE y luego todo junto en el AGE Core Rulebook. Fijo, pero esto es otra historia.
Así que tenemos el videojuego de Dragon Age y un juego de rol de Dragon Age, genial. Si el videojuego te gustó, ahora puedes jugarlo en mesa. O eso pensábamos todos ya que Green Ronin tenía otros planes. La idea de la empresa del samurái verde decidió sacar el juego en 4 cajas, cada una con las reglas necesarias para que tus personajes crecieran 5 niveles. Así, con dos cojones. El sistema es tan sencillo que en cinco hojas está explicado (de hecho el Fantasy AGE no llega a las 150 páginas) así que, en un alarde de originalidad, metieron el cuadernillo del jugador, el cuadernillo del director de juego, tres dados de 6 caras (dos de un color y otro de otro), unas tarjetas de cartón con las maniobras (una mecánica del sistema que no voy a explicar aquí) y un mapa de Ferelden, la región donde se ambienta el primer videojuego. Yo pillé la primera caja en inglés por 21€, y como me gustó el sistema y la ambientación, cuando salió en castellano de mano de EDGE también lo compré.
Salió Dragon Age II, sin subtítulo ni nada (El primero era Dragon Age: Origins), y resultó ser un fiasco para los fans de la saga. Parece ser que la compra de Bioware por parte de EA fue la causante de este desastre que quedaba años luz de la primera entrega. Si bien yo lo jugué hasta tres veces (cosas de exprimir todos los trofeos de los videojuegos) y me gustó mucho, si es cierto que tiene unos fallos gordos que los fans no perdonaron. Ni siquiera los DLC salvan la función, siendo en su mayoría unas “aventuras” pasilleras de ir matando enemigos para llegar del punto A al punto B. Pero, como he dicho, el juego me gustó. La ciudad de Kirkwall llena de refugiados que huyen de Ferelden por causa de la Ruina (Kirkwall está en Las Marcas Libres), la tensión entre magos y templarios, la llegada de los Qunari a la ciudad. Es un buen escenario para llevarlo a mesa, y me extraña que Green Ronin no haya sacado un suplemento de Kirkwall. También cuenta que soy un fanático de los libros de ambientación sobre regiones y ciudades, son mi debilidad. Pero sigo, que me pierdo.
Mientras Bioware/EA ponía en el mercado Dragon Age II y lo alimentaba con DLC’s, Green Ronin ponía en marcha su set 2; primero con unas reglas beta de testeo (que a diferencia de FFG estas eran gratis) y luego con su Dragon Age caja intermedia para niveles 6-10. Esta caja sigue el modelo de la anterior: dos libritos, unas tarjetas para las nuevas maniobras y un mapa de Thedas que incluye varias zonas además de Ferelden. Ya se sabía, rumores previos, que la cosa quedaría sólo en tres cajas, así que la última de ellas sería para personajes de niveles 11-20. La gallina seguía dando huevos de oro, y las mentes pensantes de Green Ronin (supongo yo) dirían que si un videojugador, ya que el juego es de esos para atraer gente de fuera del rol aprovechando el nombre de una franqucia, se gasta 70€ en un juego y otros tantos en los DLC, no sería descabellado pensar que comprar un juego de rol por entregas no le iba a resultar raro. Para redondear el negocio, la empresa Q-workshop, cuyo negocio son los dados, sacó un set de dados para el juego. La caja venía con 6d6, 4d6 negros y 2d6 blancos,
con lo que podía comprarse entre dos y ambos tener su set de dados Dragon Age, o también podías jugar con 2d6 blancos y un dado dragón negro, o 2d6 negros y un dado dragón blanco. Vamos, todo al servicio del consumidor, siempre que pague. La edición en castellano trajo las erratas de siempre, aunque más que erratas son errores que denotan que algunos no hicieron bien su trabajo.
Y llegamos por fín a la tercera entrega de Dragon Age, Inquisition, que continúa la narración de lo ocurrido en Dragon Age II junto con algunas piezas sueltas de Dragon Age Origins. Lo terminé la semana pasada y, aun con sus fallos, creo que es una obra maestra. Un juego largo e interesante, muy interesante, con unos personajes con los que llegas a encariñarte (mi grupo de 4 inquisidoras me ha arrancado más de una sonrisa y casi alguna lágrima). 125 horas me ha llevado terminarlo, contando con sus 3 DLC (todo por 40€ en las ofertas de PSNPlus). Lo he jugado con una humana maga, ahora
estoy rejugándolo con un elfo pícaro, y la tercera vuelta será con un qunari guerrero.
Con la salida del juego llegó el Dragon Age set 3 caja avanzada niveles 11-20. Más ambientación, más proezas, más tipos de personaje...
Green Ronin, que ya había vendido muchas cajas de Dragon Age (parece que allí, más allá de Portugal, el juego tuvo mucho tirón) decidió sacar la edición ómnibus del juego y recopilar las tres cajas en un solo volumen llamado Dragon Age Core Rulebook, todo un alarde de originalidad. La portada del libro imita la estética de cartas de tarot de Dragon Age Inquisition, y el interior combina imágenes de los tres set anteriores con alguna nueva, todo ordenadito y bien clasificado. Un libro de más de 300 páginas a color, tapa dura y a 50€ que ganó al set 3 a 40€, por eso lo compré.
Si Dragon Age hubiera salido directamente en ese formato lo hubiera petado. Pero eso era imposible por una razón de peso: Dragon Age RPG es un subproducto nacido de un videojuego, y aunque el sistema AGE lo creó Green Ronin y ha ido creciendo por sí solo, Dragon Age es un mundo que avanza según lo hacen los videojuegos ya que Dragon Age no pertenece a Green Ronin, es de Bioware, y todo lo que rodee a Dragon Age será para ampliar la historia de los videojuegos, no del juego de rol. Dragon Age RPG es un subproducto como pueden ser los libros de World of Thedas, dos ejemplares que tratan el mundo de Thedas ampliando un poco lo que cuentan en los videojuegos, al menos en el primer volumen. El segundo volumen se centra directamente en los videojuegos, hablándote del Héroe de Ferelden, de Campeón de Kirkwal y del Inquisidor, con todos sus seguidores, vidas y milagros.
Dragon Age, como otros muchos juegos de rol, merece una vida mejor. Posee una ambientación con múltiples colores, muy cercana a la espada y brujería clásica pero con sus propios matices donde la magia es mala y peligrosa, la esclavitud es algo común y aceptado (sobre todo con los elfos), los fanatismos religiosos mueven imperios corruptos y las relaciones entre personas del mismo sexo, e incluso las bodas, son algo normal. Green Ronin lo parió mal, diseccionándolo en cuatro cajas que luego fueron tres, Bioware/EA casi matan la franquicia con Dragon AGE II, y nuestra versión llegó de la mano de EDGE, empresa que ha volcado todos sus recursos en los juegos de mesa y ha convertido los juegos de rol en prácticamente migajas que va soltando cuando quiere, migajas que cada vez son peores y más caras. Por suerte, Dragon Age Inquisition y Dragon Age Core Rulebook han devuelto a esta franquicia donde se merece, donde siempre tuvo que estar y de donde nunca se tuvo que ir. Espero, aunque es difícil, que veamos el Core Rulebook en español, aunque me da que esta franquicia está condenada a no verse completa en castellano, como ya le pasó a Dark Heresy y el resto de compañeras de la línea de Warhamer 40K RPG. Y, por supuesto, se ha terminado comprar juegos en cajas a no ser que sean completos, nada de por entregas.

2 comentarios:

  1. Más que el Dragon Age, te recomiendo el Fantasy Age, que viene siendo lo mismo, pero más genérico. Dragon Age rpg me encantó, pero al final veo que nos quedaremos con dos cajas huerfanas en la estantería y para eso me paso al Fantasy Age que me parece más compacto, aunque he de decir que el AGE en todas sus formas me parece uno de los sistemas más geniales jamás creados por el hombre!
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nacho.

      De Fantasy Age he oido cosas buenas, y siendo el sistema del Dragon Age en genérico seguro que malo no es. A mí me parece mejor que el de Canción de Hielo y Fuego, que creo que también tiene genérico, o va a tener. El problema es Green Ronin. Hoy saca el Fantasy Age (150 pg), en seis meses saca CiFi Age (150 pg), y en otros seis sale en AGE System Core Rulebook con los dos anteriores juntos y reglas de terror (320 pag) y ya nos la han vuelto a hacer. XD
      Así que todo lo que saque GR lo voy a mirar de reojo, y darle un periodo de seguridad de 1 año, que creo que es suficiente para saber si se traduce o si sacan alguna nueva iteración del producto, que ya no me fio ná de ná.

      Gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar