domingo, 22 de enero de 2017

Xwing: Naves del Episodio 1

X-Wing es el último juego de miniaturas al que me he subido, y el que más éxito ha tenido en mi círculo de amigos. W40K ha sido olvidado completamente. Tanto cambio de reglas y tanta miniatura para jugar una partida, han minado mi paciencia. Batman Miniature Game sólo lo he llevo yo, con tres bandas y a la espera de que alguien se anime a probarlo, así que está más en el olvido que en otro cosa. Así que, con estas espectativas, X-Wing ha sido el que mejor ha caído, y teniendo dos amigos que juegan asiduamente, con posibilidad de quedar en fin de semana, y pudiendo usar una mes de salón para las partidas, difícil era resistirse.
Pero, como todo, nunca se está a gusto con lo que se tiene y, al igual que me pasó con Arkham Horror, en cuanto me enteré que Strange Eons tenía un plugin para X-Wing, volví a instalarlo y empecé a trapichear con él.
¡Vamos Palillos!
Hacerse con el interfaz es muy sencillo, bastante intuitivo si conoces el juego, la verdad. Mis primeras pruebas fueron para hacer pilotos que Disney ha borrado de la historia de Star Wars, como Jaina Solo, por ejemplo. El programa te da la opción de crear un piloto de una nave ya existente en el juego, o crear todo desde cero. No voy a explicar aquí todo el programa, pues el objetivo de la entrada es otro.
Como tengo una caja llena de miniaturas de Star Wars de las que sacó Wizards of the Coast hace ya tiempo. Entre las muchas que hay, que usamos para las partidas de rol, tengo unos cuantos cazas de Naboo y Droides Buitre, que no salen a mesa, así que este finde me puse con el programita y las herramientas y esto es lo que ha salido.



Las naves que servirían de conejillos de indias

Cortamos la nave se su base y le damos al taladro manual

Y ya está el Naboo N-1 en su base

Vista frontal de la nave

El buitre en la base de Xwing

Comparativa de las dos naves con un TIE. Yo creo que valen
Y las cartas de piloto, y sus fichas, después de buscar imágenes e imágenes, quedan así.


No sé si los llegaré a probar en mesa o no, pero la tarde entretenida ya no me la quita nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario