jueves, 20 de abril de 2017

Cultos Innombrables: Habitantes de la arena

Con un poco de retraso, vamos con la entrada que debería haber salido el fin de semana y no lo hizo. Seguimos con los bichos nocturnos y subterráneos, aunque estos son más tranquilos que los ghast. Un bicho excelente para estar rondando cierta granja de cierta familia que vive en el desierto.


Habitantes de la Arena
Estos seres de aspecto humanoide y cabeza semejante a la de un koala, se encuentran en las zonas áridas de la tierra, especialmente en los grandes desiertos de América y Asia, donde el inclemente sol es el mayor enemigo. Este hecho resulta curioso, ya que son criaturas de hábitos nocturnos y huyen de la luz. Su cuerpo, tan demacrado que sus huesos se marcan a través de la piel, está cubierto de arena.

Motivación
Poco se sabe de estas criaturas, salvo que suelen adorar Nyarlathotep, Yig o Hastur, especialmente. Habitan las profundidades cercanas a la presencia de estos Primigenios, bien por la existencia de ruinas de antiguos templos o bien por la presencia de algún culto.

Forma de actuar
Viven en pequeños grupos y su mayor periodo de actividad es durante la noche. En este momento, salen a cazar a la superficie. Son principalmente carnívoros, por lo que cualquier fuente de carne es un rico atractivo para ellos, lo que incluye, obviamente, al ser humano.

A efectos de juego
La presencia de estos seres es signo de que cerca, y posiblemente bajo tierra, hay algún objeto o lugar que antaño, o incluso actualmente, estuvo bajo el influjo de algún primigenio. Estas criaturas actúan como animales, cazando en pequeños grupos y volviendo a su refugio con la presa entre sus garras. Son, ante todo, una amenaza para cualquiera que ose penetrar en su territorio.

Ilustración de Ludvik Skopalik
Secretos del desierto
Los habitantes de la arena poseen un sentido especial para encontrar ruinas y viejos lugares de adoración a los Primigenios. También pueden sentir los cultos que sirven a estas criaturas, encontrarlos e incluso mezclarse entre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario