jueves, 28 de diciembre de 2017

Xwing miniatures: Estrella de la Muerte

Estas navidades, además de sufrir física y mentalmente por Los Últimos Jedi, título que creo que debería ser en singular por muchas razones que no diré para no entrar en spoilers, mi amigo invisble me ha traído una de las últimas figuras que han salido para el juego de miniaturas prepintadas Xwing, del cual soy un fanático jugador imperial: La Estrella de la Muerte de la wave XV.

A esto no se le puede llamar miniatura, no, es imposible. Esto es una grandetura. Representa un nuevo concepto en el juego de Xwing que llevo bastante tiempo reclamando, un juego a varios niveles de altura donde se pueda atacar a las naves por cualquier punto.

Tras abrir la caja y montarla (viene separada en dos mitades para facilitar su transporte), tenemos la grandetura perfectamente armada y operativa, aunque creo que en una mesa de 90x90 va a quedar poco espacio de maniobra.

Mi cuñado, que de esto sabe mucho más que yo, me ayudó a montarla
Dentro de la caja, además de la grandetura, vienen varias fichas de concentración, esquiva y blanco fijado, acciones que la Estrella de la Muerte no tiene pero que, supongo, deben meter en todas las planchas. También viene una de refuerzo y cerca de tres decenas de fichas de energía. He estado destroquelando fichitas toda la mañana.
Y ahora pasamos a lo bueno, las cartitas. Sólo viene una carta de "piloto", como es normal, ya que esto no es una nave pequeña, entra dentro de las épicas y siempre van después del resto, así que con una carta vamos apañados.


Como vemos, la Plataforma EM-1, así en genérico, ya tiene un coste bastante aceptable, al igual que su reserva máxima de energía y su valor de casco. No esquiva, obviamente, y tampoco tiene escudos. Todo esto se resuelve con los títulos y modificaciones que acompañan a este terror tecnológico.


El dial es bastante simple. No estamos hablando de una nave sino de una estación de combate que se mueve muy lento. Una maniobra de 0 que recupera 5 de energía, y el resto de 1 recto, con 3 de energía para la saca, y los giros abiertos a derecha e izquierda que nos dan 2 de energía. Se ve que el ángulo de disparo es de 360º, simulando la capacidad de rotación que posee la Estrella de la Muerte.


A esta maravilla le acompañan dos títulos que, por fín, definen nuestro terror tecnológico como una de las dos Estrellas de la Muerte que aparecen en la trilogia original.

Primera Estrella de la Muerte, un título único que, además, nos aumenta la capacidad de energía en 5 puntos, pudiendo almacenar 25 fichas para nuestras tontunas. Este título, además, nos permite llenar el tablero de cazas TIE, porque por cada una de esas fichas se pueden convertir en una cucharacha y tener el tablero lleno de enjambres. También, por un coste de 3 fichas, podemos poner en juego naves grandes como una Lambda o un Diezmador. No pone, fallo en la carta, con qué piloto entran en juego. Yo creo que será con el de menor habilidad, lógicamente. Habrá que esperar a las FAQs o a que la duda se resuelva en algún torneo. Bueno, y todo eso al coste de 0 puntos, lo que resulta algo excesivamente barato para una grandetura que puede estar quita en el sitio almacenando energía a razón de 5 fichas por turno, y al quinto turno llenar la mesa con 25 Cazas TIE, si es que hay sitio.

Segunda Estrella de la Muerte, es el segundo título único que acompaña a la grandetura. En esa ocasión, y fieles al canon, el mismísimo Palpatine se encuentra en la estación espacial, así que ponerlo en nuestra lista nos costará 0 puntos, pero ocupará sus dos espacios de tripulación, claro. Y por coste 0, otra vez. O en FFG no han pensado en su utilidad, o yo me estoy perdiendo algo. Este título y Palpatine sólo son útiles si hay más naves imperiales en juego, porque tener una bola de plástico moviéndose por el tablero y arrollando todo lo que se encuentra a su paso, sin tirada de dados ni nada, no se ve afectado por la capacidad del Emperador.
En fin, seguramente sea yo el que no ve la utilidad a este título y sus efectos, que estoy acostumbrado a jugar a 100 puntos.

Y ya cerramos con las modificaciones, añadidos, chuminadas que se pueden poner en nuestra estación de combate galáctica, también respetuosos con el canon.

Superláser, es una carta cañón, y la Plataforma EM-1 tiene hueco para uno, que cuesta 10 de energía dispararlo y elimina todo lo que se cruce en su trayectoria. No tiene límite de distancia, así que todo lo que esté dentro del arco de fuego, y recodemos que es de 360º, desde el centro de la peana hasta el final de la mesa, es destruido. Así, sin tirada de salvación ni punto fate. Además, su coste 0 hará que nuestra estación de combate esté perfectamente armada y operativa para recibir a la patética rebelión.
Generador de escudo de la Luna de Endor, una carta de modificación que por 5 puntos (ya era hora de que algo tuviera un coste) nos regala un valor de escudos de 10, lo que convierte a esta grandetura en algo prácticamente imposible de vencer en una mesa de juego, algo normal por otra parte ya que esta es el mayor arma del Imperio y, como tal, así debe comportarse en mesa.

Hay más cartas, como Krennic y una nueva versión de Tarkin por si queremos llevarla como la que sale en  Rogue One. En la página de FFG tenéis más información (aquí)

Y para terminar, una reflexión.
Con esta figura en el mercado, ¿hacia dónde va Xwing? Con el borrón que hizo Disney del Universo Expandido, tirando piedras a su propio tejado, se ha perdido una oportunidad única de ampliar al merchandising de la franquicia y, por consiguiente, de este juego de escaramuzas. Las naves de los EP I, II y III, salvo el ARC-170, no se pueden producir por derechos de licencia, que espero que ahora que han comprado FOX esto se solucione; y todas las de los videojuegos y comics, como los de Legado, están fuera del canon actual y sacar cosas al mercado sería darles una credibilidad que se les ha quitado por el artículo 33, o la orden 66, como queráis verlo.
El caso es que poco le queda a este juego por exprimir, a no ser que cambie la concepción y se convierta en algo como WH40K y pasemos a las batallas épicas. Esta Plataforma EM-1 puede ser el primer paso, un globo sonda para ver cómo reacciona el fan que, ¡joder, es la puta Estrella de la Muerte!, seguro acudirá a comprarlo aunque sólo sea por coleccionismo, y más tarde meter AT-AT, aerodeslizadores T-47 y todos esos vehículos que no pueden combatir en el espacio, llevando las batallas desde el espacio hasta la superficie y los cielos de cualquier planeta de una galaxia muy, muy lejana...


2 comentarios:

  1. jajajajaja, Muy bueno. Hasta la foto del cuñado me lo tragué, jajjajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDD Debería haberla eliminado, o ponerla más abajo de la entrada, pero es que la cara del pollo es impagable. XDD
      Gracias por el comentario y la visita, Maese Fatela.

      Eliminar